La influencer Brittany Dawn Davis ha sido demandada por el estado de Texas por daños que van de los 250.000-1.000.000 de dólares, por comercializar programas de adelgazamiento y entrenamiento fraudulentos, violando las leyes de proyección al consumidor, ya que indicaba de proporcionaba planes personalizados, pero los usuarios descubrieron que todos recibían la misma información.

La influencer lanzó su negocio de fitness y nutrición Brittany Dawn Fitness LLC. en 2014, ofertando paquetes entre 92-300 dólares por mes. Esta suscripción incluía un acompañamiento por parte de la influencer, pero los clientes la descubrieron en las redes sociales, al indicar que no habían obtenido lo que se les había prometido. Se lanzó una petición en Internet bajo el título “Frenar los fraudes de Brittany Dawn”, que reunió 15.000 firmas. En su página web ya no se pueden realizar compras. 

Fue entonces cuando el estado de Texas la demandó al considerar que se trataba de una “práctica fraudulenta”, además de proporcionar malos consejos de salud. Esto trajo como consecuencia un número de personas con trastornos alimenticios. Ahora, y según la demanda que se presentó en la corte del condado de Dallas el 1 de febrero se le exige una indemnización por daños. 

En la demanda se indica que “las sugerencias de macronutrientes bajos en calorías que sólo serían adecuados para alguien que necesitaba perder peso, no para subirlo” y que publicó videos en YouTube  explicando que superó el trastorno alimenticio con ejercicio y alimentación saludable.  Los consumidores consideraron que contaba con la formación necesaria para dar estos consejos. 

Imagen: Especial

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.