Aunque la semana pasada el presidente de la Generalitat Ximo Puig había abierto la puerta a que el pasaporte covid dejase de ser obligatorio a partir de este entrante mes de febrero, ayer declaraba que mantendrá su exigencia más allá del 31 de enero. Por lo tanto los gimnasios, entre otros negocios, seguirán exigiendo el certificado para acceder a sus interiores y también el uso mascarilla para realizar actividad física.

Tras un acto institucional sobre la conmemoración del cuadragésimo aniversario del Estatuto de Autonomía Puig ha declarado a los medios: 

“Nuestra posición es mantener todas las medidas como están en este momento. Debemos tener en cuenta que la pandemia sigue entre nosotros aunque se esté estabilizando en lo más importante, como las hospitalizaciones y los ingresos en las UCIs. El pasaporte Covid ha ayudado a generar más seguridad en los espacios cerrados, a mantener la tensión positiva sobre la importancia de la prudencia y ha animado la vacunación”.

Según declaraciones a Europa Press: “Sería razonable a medio plazo tomar la decisión de acortar el tiempo de baja” acorde a otras comunidades que defienden reducir los periodos  a cuatro o cinco días.

Ha declarado “hay que ser muy prudentes y en la Comunitat se atendrá siempre a lo que digan las comisiones técnicas en las que están representadas las comunidades autónomas, en este caso de Salud Pública”.

Imagen: EFE

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.