La distancia social en tu gimnasio por IHRSA. ¿Qué significa la distancia social y cómo implementarla en tu centro de fitness, mientras consideras la reapertura?

IHRSA nos da algunas recomendaciones de cómo implementar la distancia social en los centros Fitness

Distancia social en tu gimnasio

En medio de la pandemia del covid-19, el término “distanciamiento social” se ha vuelto casi universal. El distanciamiento social ha sido una estrategia clave para frenar la propagación del virus y “aplanar la curva”. A medida que las empresas planean reabrir en los próximos meses, muchos profesionales en varias industrias se preguntan qué significará el distanciamiento social para sus operaciones comerciales en el futuro cercano. Este artículo explica lo que significa el distanciamiento social en un centro deportivo.

¿Qué es el distanciamiento social?

El distanciamiento social es una práctica de salud pública que tiene como objetivo evitar que las personas potencialmente infecciosas entren en contacto con personas sanas y no infectadas. Es una de las claves de la estrategia de mitigación para frenar la propagación del covid-19, a través de las comunidades para proteger a las poblaciones de alto riesgo y prevenir o contener oleadas de enfermedades que podrían colapsar al sistema sanitario. Las recomendaciones actuales sobre el covid-19 y el distanciamiento social incluyen mantener una separación de al menos dos metros entre las personas en lugares públicos, y usar mascarilla en caso de que las medidas de distanciamiento sean más difíciles de mantener.

Distanciamiento social en instalaciones deportivas

Para garantizar que se mantenga el distanciamiento social en las áreas de acondicionamiento físico, muchas autoridades nacionales y regionales están limitando el número de personas que pueden permanecer en las instalaciones en un momento dado. Se han establecido restricciones similares para las tiendas de comestibles y otros establecimientos minoristas. Además de limitar la densidad en cualquier momento, los gimnasios también proponen otros medios para facilitar el distanciamiento social, como la señalización, las marcas en el suelo, las barreras y la reorganización o eliminación de máquinas para alcanzar una distancia de dos metros.

A medida que se vuelvan a abrir las instalaciones, será importante evitar que los socios se congreguen en cualquier punto: en el gimnasio, en la recepción, en los vestuarios u otras áreas comunes, en el área de la piscina y también en clases grupales.

Implementación de distanciamiento social en ejercicio grupal y entrenamiento en grupos pequeños

El distanciamiento social en el ejercicio grupal incluirá restringir el tamaño de las clases para garantizar que haya al menos dos metros de distancia entre los asistentes, limitar las clases en un determinado número basado en el tamaño de la sala y permitir el acceso por orden de llegada.

También es importante tomar medidas para evitar congregarse antes, durante y después de cada clase. Esto puede incluir marcar el suelo o colocar carteles para que los miembros se alineen a cierta distancia y espaciar el acceso a las maquinas necesarias para la clase.

Es fundamental hacer hincapié en que los instructores comuniquen la importancia de seguir y hacer cumplir las normas de distanciamiento social. Los instructores deben anunciar estas pautas al comienzo de cada clase, al tiempo que recuerden también limpiar las máquinas antes y después de su uso y lavarse las manos antes y después de la clase. Los gimnasios pueden exigir a sus clientes que traigan sus propias colchonetas o toallas en las primeras fases de reapertura.

Distanciamiento social en entrenamientos personales

Ofrecer una breve explicación a los clientes sobre cómo funcionará el distanciamiento social durante las sesiones de entrenamiento personal o de grupos pequeños.

Esto implicará eliminar el contacto físico no esencial y las superficies compartidas. Aumentar el uso de indicaciones verbales o demostraciones sobre señales táctiles físicas. Pedir a los clientes que establezcan sus propias velocidades y pesos en la cinta de correr y que recuperen y guarden sus propios equipos. Cambiar mancuernas, colchonetas y otros elementos puede parecer un factor importante para los clientes, pero durante un brote de virus, tiene más sentido evitar tocar las mismas superficies.

Animar a los clientes a que usen una toalla y limpien todas las superficies usadas antes y después de su uso. Además, crear una mayor distancia física entre entrenador y el cliente, y por el momento, evitar ejercicios como el press de banca, donde se requiere cercania.

Distanciamiento social en la recepcion

De todo el personal, el de recepción tienen el mayor volumen de interacción con los clientes: saludan y registran a cada a usuario que visita el gimnasio. Es muy importante limitar tanto el contacto físico como el contacto superficial entre el personal de recepción y los clientes.

Primero eliminar cualquier elemento de autoservicio para el registro de los clientes y animarlos a utilizar alguna aplicación móvil. Para cualquier elemento escaneado, como una tarjeta de acceso o aplicación móvil, no permitir que los clientes entreguen su teléfono o tarjeta al personal. En cambio, hacer que el personal mueva el dispositivo de escaneo hacia el teléfono o la tarjeta, o que se coloque hacia afuera para que los clientes puedan hacerlo por su propio pie.

Si el personal de recepción distribuye toallas u otros artículos de manera rutinaria, a de cambiar a ofrecer estos artículos en forma de autoservicio y organizarlos para asegurarse de que los miembros toquen solo lo que usen. Algunos gimnasios deben evitar proporcionar toallas, y pedir a sus clientes que traigan las suyas, en las primeras fases de la reapertura.

El mostrador de la recepción ya proporciona una barrera física, pero algunas empresas han optado por instalar una barrera de plástico o pantallas protectoras. Los gimnasios también deberían considerar proporcionar una barrera o escudo para el personal que verifica las temperaturas o realiza cualquier otro procedimiento de revisión, si corresponde.

Distancia social entre empleados

El distanciamiento social es igual de importante para los empleados. Hay que considerar si cierto personal puede trabajar de forma remota y animarlo a hacerlo. Si es posible, eliminar los puestos de trabajos compartidos, ya sea proporcionando teléfonos u ordenadores adicionales y ofrecer a los trabajadores a usar dispositivos personales por el momento.

Para los empleados que no pueden trabajar de forma remota, asegurarse de que cada trabajador esté situado al menos a dos metros de distancia de su compañero más cercano. Pedir a los empleados que eviten congregarse al comienzo o al final de sus turnos, durante el almuerzo o en los descansos. Considerar las reuniones virtuales incluso para el personal que se encuentre en las instalaciones. Por último, ofrecer a sus empleados a usar mascarillas si es posible.

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.