Este lunes conocíamos la noticia del pacto de la CEOE con el gobierno, para que los Ertes acaben el 30 de junio, además de mantener que no se pueda despedir en los siguientes 6 meses. Mientras hosteleros, turismo y el sector del motor criticaban abiertamente este acuerdo, Foment de treball de Cataluña y Ceim de Madrid no lo apoyaban y lo rechazaban de pleno, la CEOE afirmaba que el apoyo había sido unánime.

En realidad, los empresarios se han puesto en pie de guerra contra Garamendi en la CEOE, por pactar que los Ertes acaben el 30 de junio.
Nos hemos preguntado qué opina nuestro sector y en qué medida afecta a los gimnasios. La pregunta se ha dirigido a algunos de los miembros de las Mesas redondas que Gym Factory ha organizado en las últimas semanas y en las que convocaba a una selección de los mejores operadores de nuestro país. Se les ha pedido que definieran en unas líneas sus impresiones sobre esta noticia y estas han sido sus respuestas.

RAFAEL CECILIO, CEO de DREAMFIT

Sobre los ERTEs, cuya medida fue aplaudida por todos, pero cuya letra pequeña trae la no posibilidad de despido durante los siguientes seis meses, y ahora la decisión y el acuerdo con CEOE para no extenderlos más allá del 30 de junio.

Tal como han dicho las organizaciones empresariales de turismo y hostelería, en el caso de centros deportivos y gimnasios, a los que el Gobierno, si no hay rectificación, obliga a abrir no antes de mediados de junio con 1/3 de aforo y sin vestuarios, nos parece una barbaridad que los ERTEs no puedan ir desescalándose al ritmo de la recuperación de la actividad, por lo que el acuerdo de CEOE con el Gobierno es precipitado, inadecuado y perjudicial, y significará un descalabro sin precedentes del sector servicios español.

JUAN DEL RÍO, CEO de VIVAGYM

Debo confesar que estoy algo confundido con el acuerdo. Un horizonte de 30 de junio parece insuficiente. Nuestra industria se enfrenta a un triple desafío en cuanto a la gestión de nuestras operaciones. Por un lado, la sociedad saldrá económicamente deteriorada con una renta disponible muy inferior a la del mes de febrero. En segundo lugar, vislumbramos limitaciones en cuanto a capacidad (aforo) y distancia física y finalmente debemos acometer sobrecostes relacionados con los protocolos que emanan después del COVID. Este marco hará que la viabilidad de los gimnasios pase por una re – definición de la propuesta de valor y una inversión importante en el aspecto tecnológico. Y el acuerdo contempla unos meros 45 días desde esta fecha. Parece algo desconectado de la realidad y firmado con demasiada premura. Confío en que las próximas semanas permitan a la CEOE revisar el mismo y adaptarlo más a los tiempos que nos toca vivir. Los gimnasios vamos a trabajar en acompañar a nuestros socios para que alcancen sus objetivos de mejorar salud y una vida en plenitud de facultades. Somos uno de los ejes del bienestar social. Trabajamos para elevar el rendimiento físico, combatir el sedentarismo y disminuir el impacto de las enfermedades crónicas. Creemos, como en la antigua Roma, en el principio de «Mens sana in corpore sano». Nos toca superar este desafío, pero necesitamos la ayuda de los agentes sociales y autoridades públicas.

JOSEP VILADOT, CEO de HOLMES PLACE

Hemos de crear un entorno de reapertura que garantice la salud y la seguridad de los trabajadores y de los usuarios en primer lugar. Pero no podemos olvidar la salud y la seguridad de las entidades gestoras y de las empresas.

Si las medidas de soporte por parte del Gobierno no tienen en cuenta los 3 ejes, la situación será inviable con el coste a mayores que eso supondrá. No deberíamos permitir que ninguna entidad deje de existir.

Las medidas de apoyo han de ser tan ambiciosas como urgentes: fiscales, laborales, etc. Todas las medidas que se adopten deben estar interrelacionadas, deben guardar cierta proporcionalidad y ser coherente con las fases de desescalada y vuelta a la normalidad.

El ejercicio físico y el deporte son claves para la sociedad. Las ayudas del gobierno a este sector no deben considerarse un gasto sino una inversión. Somos salud, educación y felicidad. Podríamos concretar esta frase durante párrafos, pero creo que ya es sabido por todo el mundo. ¡Solo falta actuar con contundencia!

ROBERTO RAMOS, CEO de BEONE

Sin duda creo que es un mal acuerdo. La incertidumbre de cómo se comportará la demanda tras el levantamiento del estado de alarma, las limitaciones que actualmente nos marcan las autoridades sanitarias y el Gobierno para el acceso de clientes a los negocios imponen (apertura sin vestuarios y un tercio de aforo) y el corsé de no poder gestionar la estructura de costes salariales para pervivir en el corto plazo, va a abocar a muchas empresas a concursos de acreedores por motivos ajenos al empresario.

Creo que es el momento de que se nos escuche y se nos tenga en cuenta como pilar fundamental para combatir la COVID, como proveedores de salud y mejora del sistema inmunológico de toda la sociedad y por tanto se marquen unas condiciones de apertura y unas medias de apoyo para un sector troncal como es el nuestro, en cuestiones laborales, fiscales, etc. También potenciar desde las diferentes AAPP campañas de visibilidad ante la sociedad para la incorporación de un mayor porcentaje de población a la realización de actividad física en nuestros centros, los cuales son garantía de seguridad y confianza ante la COVID.

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.