Los casos de COVID-19 siguen aumentando y los hospitales y servicios médicos españoles están desbordados. Esta situación ha obligado al Gobierno a tomar medidas drásticas y declarar el Estado de Alarma, lo que restringe la libre circulación de ciudadanos. En estos difíciles momentos, el sector del fitness ha querido aportar su gratito de arena y algunos operadores han realizado medidas para ayudar a superar esta crisis.

En nuestro sector asistimos a una ola de solidaridad. La cadena de gimnasios de boxeo FIGHTLAND ha puesto todos sus centros, en Madrid, La Coruña, Sevilla, Alicante, Barcelona y Las Rozas, a total disposición de las autoridades sanitarias, para ayudar en la lucha de esta pandemia. Sus estudios pueden ser útiles para la realización de pruebas de confirmación, pues disponen de estancias donde los profesionales de la salud podrían ducharse o adoptar las medidas de higiene necesarias. Esta medida también la ha tomado Ingesport, la empresa gestora de GO Fit, que ha puesto sus instalaciones a disposición de las autoridades sanitarias.

Sportia, por su parte, ha dispuesto para la ciudadanía un catálogo gratuito de entrenamientos para realizar en casa. Sabiendo de la importancia que tiene la actividad física diaria para mantener unos niveles de fuerza óptimos, la compañía de gimnasios 24 horas de Burgos ha realizado para toda la sociedad una biblioteca que irán incrementando, en la que se pueden encontrar clases dirigidas, talleres teórico-prácticos y charlas divulgativas que se han desarrollado anteriormente, como también puso en marcha Trainingym.

Otras cadenas, como DiR, Altafit, BeOne, Dreamfit, Forus o GO Fit, también han querido poner a disposición de sus clientes plataformas online para que estos puedan continuar realizando ejercicio físico desde casa, en estos momentos de confinamiento domiciliario. La compañía catalana no solo ofrece contenido para sus usuarios, sino que también comparten sesiones gratuitas, en directo y para todos, a través de su Instagram. Además, en VivaGym están ultimando un programa de entrenamiento que pronto emitirán a través de sus redes sociales.

Aparte de estas medidas, algunas compañías, como BeOne o GO Fit, han anunciado la suspensión de las cuotas de los clientes. En el caso del grupo gallego, ha optado por congelar todos los pagos de sus usuarios por lo que no girará nuevas mensualidades hasta que finalicen los cierres de sus instalaciones. Además todos los servicios pagados y no disfrutados se compensarán una vez vuelva a haber fecha de apertura. Por su parte, GO Fit ha decretado la suspensión de las cuotas de sus 240.000 clientes y lo pagado en marzo.

Son propuestas que los operadores han querido realizar para ayudar en la lucha contra el COVID-19. Gestos solidarios, en un momento en el que es necesario que todos nos mantengamos unidos para vencer a esta pandemia que nos golpea y que solo juntos podremos superar.

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.