Tras catorce años visitando y formando a pequeñas, medianas y grandes empresas, he escuchado y vivido a muchos empresarios y directivos que me trasladaban, cómo el mercado laboral se está volviendo cada día más competitivo, por lo que las empresas se están dando cuenta de lo importante que es encontrar y retener a los mejores trabajadores, para conseguir que la empresa prospere y lleguen los resultados.

Tengo claro que las empresas que consideran a los empleados como su patrimonio más importante, tendrán una ventaja competitiva sobre el resto de las organizaciones.

Una «Empresa con Alma» como yo las llamo, es la que funciona sin la obligación de que el propietario esté presente y para lograr que tu empresa funcione mejor, lo que no cabe duda es que vas a necesitar a personas motivadas que sí trabajen en y por el negocio.

No todas las personas que trabajan contigo van a tener tu implicación y las causas de la motivación de tus empleados pueden ser diferentes a las tuyas, ya que si tuvieran tu mismo perfil, probablemente ya los tendrías de competencia.

En vez de quejarnos sobre la carencia de empleados motivados e implicados, las preguntas que debemos hacernos son…

  • ¿Qué necesitan mis empleados?

  • ¿Qué les motiva para que continúen rindiendo satisfactoriamente en mi empresa?

  • ¿Qué acciones concretas puedo realizar?

Puedes estar pensado que «lo único que les motiva es MÁS DINERO», pero al ser una pequeña o mediana empresa, no siempre ésa es la solución posible y además es una creencia que no nos interesa.

Aquí es donde debemos usar la creatividad pensando desde otro punto de vista para fidelizarlos y motivarlos sin que su sueldo sea un factor determinante o agobiante para las finanzas de nuestra empresa.

Hay diferentes estudios que indican que el dinero no es el factor más importante de motivación para un empleado. Y además no creas que porque les pagas, ya no debes hacer acciones concretas para motivarles, porque siempre llegará una empresa mayor que pueda ofrecerles más en ese aspecto económico.

Por lo que vayamos a las soluciones, para que sean otros motivos los que tengan presente para valorar su pertenencia a tu empresa, para ello debes tener presentes algunos elementos básicos para motivar y fidelizar a tus empleados:

  • Transmíteles reconocimiento y valórales la importancia que tienen para tu empresa.

  • Provoca que tengan sentimientos de pertenencia a tu equipo.

  • Ofréceles Formación que incluya crecimiento personal y profesional.

  • Haz que sientan que contribuyen a un proyecto común con una visión y una misión con valores.

Como decía el gran Stephen Covey; «Trata siempre a tus Empleados como quieres que ellos traten a tus mejores clientes» y la mejor forma que conozco de hacerlo es con detalles como estos…

Interesándote por su situación personal, reconociendo públicamente su trabajo bien hecho, diciendo qué es lo que más te gusta de él, creando incentivos individuales y en grupo, implicándole en las decisiones de la empresa, ofrecerle la posibilidad de crecer dentro de la organización con posibilidad de ascender y mejorar, mantener una buena comunicación diaria que te permita conocer aspectos de su estado emocional, felicitándole en fechas concretas y ofrecer un buen ambiente de trabajo en la empresa, pues ello es clave para el éxito en la retención del talento.

Al realizar este tipo de pequeñas acciones de forma sistemática conseguiremos que los empleados de nuestra empresa se sientan más involucrados y no solo les cueste más aceptar otra oferta de trabajo (aunque les paguen un poco más), si no que sacarás lo mejor de ellos.

Recuerda que los trabajadores o «clientes internos» de tu empresa, son una de las mejores herramientas de marketing, su motivación se verá directamente reflejada en los clientes de la empresa y eso influye en las ventas.

La última y más beneficiosa acción para fidelizar el talento en tu empresa, según mi criterio por la experiencia de mis últimos 14 años de vida profesional, es la Formación/Experiencia Emocional pues perdura en el tiempo, creando recuerdos con sus compañeros de trabajo, generando vínculos que estimulan las relaciones personales y profesionales entre compañeros.

Se trata de ofrecerles puntualmente momentos mágicos, emotivos e inspiradores dándoles la posibilidad de parar y desconectar por unas horas, sentirás cómo el grupo disfruta conjuntamente, reflexiona y guardan esos recuerdos para siempre y lo cuentan, dejando en ellos grabados hábitos y recursos que revivirán en momentos de la jornada laboral, generando una fuerte cohesión grupal.

Una Formación/Experiencia une más que el pegamento y genera en tus trabajadores emociones que fidelizan su talento con tu empresa y es parte de un más que imprescindible salario emocional.

Alonso Pulido

Speaker Internacional miembro de la Red Mundial de Conferecistas. Creador y Director de Ahumor – Formando Maestros y Empresarios con Corazón. Autor del libro «Amor y Humor en la Educación».

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.