Como profesionales de la actividad física ya sabemos que hacer actividad física en el embarazo y post parto tiene múltiples beneficios, pero también hay que tomar recaudos según el American College of Sport Medicine – ACSM y el American College of Obstetricians and Gynecologists ACOG.

La realización de actividad física moderada de manera constante mejora la salud y la calidad de vida. Según la Organización Mundial de la Salud – OMS para cualquier adulto y, por tanto, para cualquier mujer, la actividad física es un factor determinante del equilibrio energético y del control de la masa con propiedades para la salud como la reducción de la tensión arterial, la mejora en el nivel de colesterol y el control de la hiperglucemia, sobre todo en personas con exceso de masa (Miranda, M.D.; Navío, C. (2013)).

Por tanto, las razones para recomendar actividad física en el embarazo son muchas:

  • Previene el aumento exagerado de peso.

  • Ayuda a prevenir y reducir la aparición de várices; alivia los dolores de columna y espalda, típicos de este período por las malas posturas que adopta la mamá; previene y mejora la hipertensión y la constipación.

  • Facilita tener un mejor parto, ya que se trabaja la musculatura del suelo pélvico y el periné, zonas fundamentales en el momento de dar a luz.

  • Reduce el estrés y mejora el humor.

  • Ayuda a dormir mejor.

  • Levanta la autoestima. Al verse bien y activa, la mamá se siente más segura.

  • Prepara para el amamantamiento: trabajar los músculos de los brazos, bíceps, tríceps y deltoides es muy importante ya que participan activamente en el momento de sostener y amamantar al bebé.

  • Oxigena el cuerpo, favorece el movimiento circulatorio general.

  • Al sentirse bien, le transmitirá esa sensación a su bebé, que también se beneficiará con el estímulo de adrenalina que genera al estar en movimiento.

Según el ACOG, el Colegio Americano en Ginecología y Obstetricia hay contraindicaciones absolutas para la realización de actividad física durante el embarazo:

  • Gestación Múltiple en riesgo de parto prematuro.
  • Roturas de membranas ovulares.
  • Cuello uterino incompetente (cerclaje).
  • Sangrado en el 2° y 3° trimestre.
  • Preeclampsia, presión por el embarazo.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Crecimiento intrauterino retardado.
  • Infección aguda.
  • Placenta previa.
  • Enfermedad de miocardio activa.

Además, mencionan contraindicaciones relativas al ejercicio durante el embarazo:

  • Anemia grave.
  • Hipertensión mal controlada, arritmias.
  • Diabetes tipo 1 mal controlada.
  • Hipertiroidismo mal controlado.
  • Bronquitis crónica.
  • Extremo bajo peso, anorexia.
  • Restricción del crecimiento uterino.

¡No debemos dejar de lado las señales de alerta para discontinuar el ejercicio durante el embarazo, PARA!

  • Dolor en el pecho.
  • Sangrado vaginal.
  • Debilidad muscular.
  • Pérdida de líquido amniótico.
  • Disminución de los movimientos fetales.
  • Dolor en las pantorrillas, hinchazón.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.

El colegio Americano de Medicina del Deportes, nos da algunas pautas de trabajo para que consideremos previo a la planificación de la actividad, con respecto a la frecuencia, duración, tipo de ejercicio e intensidad:

  1. FRECUENCIA:
    Se debe realizar ejercicio físico 3 veces por semana en el 1º y 3º trimestre de embarazo pudiendo alcanzar para las mujeres que realizaban actividad física antes del embarazo hasta 5 veces/semana en el 2º trimestre.

  2. DURACIÓN:
    Cada sesión debe ser de 15 minutos hasta duraciones máximas de 30 minutos en su fase principal, con 5 –15 minutos de calentamiento y 5-15 minutos de vuelta a la calma.

  3. TIPO DE EJERCICIO:
    Gimnasia, yoga, ejercicios con pelotas, natación & aqua gym. Ejercicios de bajo impacto

  4. INTENSIDAD:
    El colegio Americano recomienda el uso de la Escala de Borg (RPE) para monitorizar intensidad de ejercicio, recomendando entre 12 y 14, como la intensidad máxima. La frecuencia cardiaca no resulta tan válida como índice de monitorización de intensidad de ejercicio, dadas las alteraciones que sufre a lo largo del avance de la gestación.
    Desde Embarazo Activo utilizamos con muy buenos resultados, el test del habla y mirar la coloración y estado general de la alumna.

Como resumen, las consideraciones a tener en cuenta:
Durante la actividad física:

  • No realizar saltos. No trotar.
  • Evitar Valsalva.
  • Evitar subir la temperatura corporal más de 38º.
  • Evitar cambios bruscos de posturas.
  • Evitar posición supina.
  • Controlar el tono de la piel de la mamá.
  • Evitar el trabajo en anaerobiosis, falta de oxígeno.
Etiquetas:
0 veces compartido
  1. FRANCIS
    19 febrero, 2020

    MUY BUEN CONTENIDO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.