Como profesionales de la actividad física ya sabemos que hacer actividad física en el embarazo y post parto tiene múltiples beneficios, pero también hay que tomar recaudos según el American College of Sport Medicine – ACSM y el American College of Obstetricians and Gynecologists ACOG.

La realización de actividad física moderada de manera constante mejora la salud y la calidad de vida. Según la Organización Mundial de la Salud – OMS para cualquier adulto y, por tanto, para cualquier mujer, la actividad física es un factor determinante del equilibrio energético y del control de la masa con propiedades para la salud como la reducción de la tensión arterial, la mejora en el nivel de colesterol y el control de la hiperglucemia, sobre todo en personas con exceso de masa (Miranda, M.D.; Navío, C. (2013)).

Por tanto, las razones para recomendar actividad física en el embarazo son muchas:

  • Previene el aumento exagerado de peso.

  • Ayuda a prevenir y reducir la aparición de várices; alivia los dolores de columna y espalda, típicos de este período por las malas posturas que adopta la mamá; previene y mejora la hipertensión y la constipación.

  • Facilita tener un mejor parto, ya que se trabaja la musculatura del suelo pélvico y el periné, zonas fundamentales en el momento de dar a luz.

  • Reduce el estrés y mejora el humor.

  • Ayuda a dormir mejor.

  • Levanta la autoestima. Al verse bien y activa, la mamá se siente más segura.

  • Prepara para el amamantamiento: trabajar los músculos de los brazos, bíceps, tríceps y deltoides es muy importante ya que participan activamente en el momento de sostener y amamantar al bebé.

  • Oxigena el cuerpo, favorece el movimiento circulatorio general.

  • Al sentirse bien, le transmitirá esa sensación a su bebé, que también se beneficiará con el estímulo de adrenalina que genera al estar en movimiento.

Según el ACOG, el Colegio Americano en Ginecología y Obstetricia hay contraindicaciones absolutas para la realización de actividad física durante el embarazo:

  • Gestación Múltiple en riesgo de parto prematuro.
  • Roturas de membranas ovulares.
  • Cuello uterino incompetente (cerclaje).
  • Sangrado en el 2° y 3° trimestre.
  • Preeclampsia, presión por el embarazo.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Crecimiento intrauterino retardado.
  • Infección aguda.
  • Placenta previa.
  • Enfermedad de miocardio activa.

Además, mencionan contraindicaciones relativas al ejercicio durante el embarazo:

  • Anemia grave.
  • Hipertensión mal controlada, arritmias.
  • Diabetes tipo 1 mal controlada.
  • Hipertiroidismo mal controlado.
  • Bronquitis crónica.
  • Extremo bajo peso, anorexia.
  • Restricción del crecimiento uterino.

¡No debemos dejar de lado las señales de alerta para discontinuar el ejercicio durante el embarazo, PARA!

  • Dolor en el pecho.
  • Sangrado vaginal.
  • Debilidad muscular.
  • Pérdida de líquido amniótico.
  • Disminución de los movimientos fetales.
  • Dolor en las pantorrillas, hinchazón.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.

El colegio Americano de Medicina del Deportes, nos da algunas pautas de trabajo para que consideremos previo a la planificación de la actividad, con respecto a la frecuencia, duración, tipo de ejercicio e intensidad:

  1. FRECUENCIA:
    Se debe realizar ejercicio físico 3 veces por semana en el 1º y 3º trimestre de embarazo pudiendo alcanzar para las mujeres que realizaban actividad física antes del embarazo hasta 5 veces/semana en el 2º trimestre.

  2. DURACIÓN:
    Cada sesión debe ser de 15 minutos hasta duraciones máximas de 30 minutos en su fase principal, con 5 –15 minutos de calentamiento y 5-15 minutos de vuelta a la calma.

  3. TIPO DE EJERCICIO:
    Gimnasia, yoga, ejercicios con pelotas, natación & aqua gym. Ejercicios de bajo impacto

  4. INTENSIDAD:
    El colegio Americano recomienda el uso de la Escala de Borg (RPE) para monitorizar intensidad de ejercicio, recomendando entre 12 y 14, como la intensidad máxima. La frecuencia cardiaca no resulta tan válida como índice de monitorización de intensidad de ejercicio, dadas las alteraciones que sufre a lo largo del avance de la gestación.
    Desde Embarazo Activo utilizamos con muy buenos resultados, el test del habla y mirar la coloración y estado general de la alumna.

Como resumen, las consideraciones a tener en cuenta:
Durante la actividad física:

  • No realizar saltos. No trotar.
  • Evitar Valsalva.
  • Evitar subir la temperatura corporal más de 38º.
  • Evitar cambios bruscos de posturas.
  • Evitar posición supina.
  • Controlar el tono de la piel de la mamá.
  • Evitar el trabajo en anaerobiosis, falta de oxígeno.
Etiquetas:
0 veces compartido
  1. FRANCIS
    19 febrero, 2020

    MUY BUEN CONTENIDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.