La natación para embarazadas es una de las actividades físicas recomendadas para este período en la vida de la mujer debido a sus múltiples beneficios. A través de esta práctica, la futura mamá estará mejor preparada para el momento del parto, y logrará más rápidamente recuperarse luego del alumbramiento.

Acondicionar el cuerpo de manera integral permite a la embarazada transitar el momento del embarazo con menores dificultades y el medio acuático se transforma en el ideal, debido a que la futura mamá fortalece sus músculos, favorecida por la capacidad de flotación e ingravidez que proporciona el agua.

La realización de actividades acuáticas es sumamente recomendable en embarazos múltiples o, si durante la gestación se produjo un excesivo aumento de peso.

La opción de trabajar en el medio acuático conecta a la futura mamá con un bienestar particular, debido a que moverse dentro de este ámbito la ayuda a sentirse más liviana y a la vez más segura y sostenida. De esta manera, logra movimientos más libres, y sus desplazamientos son menos exigidos.

La temperatura del agua colabora con la flexibilidad, porque los músculos en un elemento líquido y a temperatura agradable se pueden relajar mejor y están más aptos para estirarse sin correr el riesgo de sufrir lesiones. Asimismo, el agua templada puede favorecer notablemente la relajación de la mamá por su efecto sedante.

La realización de actividades acuáticas es sumamente recomendable en embarazos múltiples o, si durante la gestación se produjo un excesivo aumento de peso.

Esta actividad debe realizarse, preferentemente, en centros que brindan natación para embarazadas, donde las prácticas cuentan con un seguimiento y control de cada futura mamá realizados por Profesores en Educación Física. En tanto, los ejercicios están orientados a trabajar columna, pectorales y piernas, así como el suelo pélvico.

La natación para embarazadas es una actividad física completa porque no sólo proporciona estos beneficios, sino que permite relajar las zonas más sobrecargadas durante el embarazo, y corregir de esta manera, las posturas incorrectas que adoptan las futuras mamás, a medida que avanza el embarazo.

La distensión de la columna y las articulaciones, el alivio de peso, y el aumento de flexibilidad promueven la libertad de movimientos dentro del medio líquido y son algunas de las características beneficiosas que reúne la natación para embarazadas. De esta manera, la embarazada se siente más ágil y activa.

Por otro lado, esta práctica colabora en la activación de la circulación sanguínea, ayudando a prevenir retención de líquidos, calambres, várices, y garantiza una óptima oxigenación.

Todos estos beneficios físicos repercuten en una actitud psicológica más positiva, fomentando la relajación. La natación para embarazadas es una actividad física completa porque no sólo proporciona estos beneficios, sino que permite relajar las zonas más sobrecargadas durante el embarazo, y corregir de esta manera, las posturas incorrectas que adoptan las futuras mamás, a medida que avanza el embarazo.

Recuerda los súper beneficios de la Natación & Aqua Gym en el Embarazo!

  • La sensación de liviandad permite que las articulaciones se liberen.
  • La posición horizontal facilita una mejor distribución del peso del cuerpo sin sobrecargar una zona en particular.
  • Al ser una actividad aeróbica mejora el sistema cardiorespiratorio.
  • Proporciona tonicidad a los músculos, ejercitando los brazos, espalda, zona abdominal y piernas, por lo que se la considera una actividad muy completa.
  • Contribuye a relajar las zonas más sobrecargadas durante el embarazo; son comunes los dolores de cintura provocados por la redistribución del peso del cuerpo y "la típica mala postura de la mujer embarazada".
  • Es muy recomendable en embarazos múltiples (mellizos, trillizos y más)
  • En el post parto, se recupera mucho más rápido el estado físico anterior al embarazo.

Con cuidado

Es muy importante durante el embarazo tener mayor precaución, debido a que es más difícil controlar los movimientos a medida que crece la panza.

Por eso al subir la escalera de la piscina, se lo debe hacer siempre de espaldas al agua. Siempre se deben mirar los escalones en los que se colocan los pies; descender lentamente controlando el peso del cuerpo y tomada con ambas manos de la baranda.

Algunas recomendaciones

  • Es muy importante que la piscina en donde se desarrollan las actividades cumpla con todas las normas de higiene y seguridad requeridas.
  • Lo ideal es hacer actividades con grupos de embarazadas o -dentro de lo posible- asistir al natatorio en horarios donde haya poca concurrencia para evitar choques con otros nadadores.
  • Antes de comenzar la actividad acuática, consultar con el obstetra o matrona, quien verificará que no hay contraindicaciones.

Ejercicios:

Precaución al bajar y subir la escalera de la piscina, siempre se bebe realizar mirando la escalera, tomada de la baranda de la misma.

  • Caminar en el agua: realizar paso largo hacia delante, con la columna bien recta.
  • Caminar en el agua: abrir una pierna a un lado acompañando con los brazos, hacia un lado y el otro.
  • Bicicleta: sentada sobre los churros, con la columna bien derecha, realizar movimientos circulares con las piernas hacia abajo.
  • Patada de crowl: con el churro tomado con las manos, realizar patada de crowl.
  • Patada de espalda: con la ayuda del churro realizar patada de espalda en forma continua.
  • Relajación: con 2 churros, uno debajo de las rodillas y el otro debajo de la cabeza, relajo sobre ellos.

Mariela Villar

Creadora y Directora Embarazo Activo. Formadora en Argentina, Colombia, Chile, España, Perú, México.

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.