fbpx

Mantenerse activa durante la gestación, ayudará a no aumentar kilos de más, a estar de mejor humor y a prepararse para el parto. Te contamos cuáles son las actividades recomendadas en esta etapa. 

Hacer actividad física mantendrá a la futura mamá activa y en forma durante el embarazo, aportándote un plus de energía. Siempre es aconsejable realizar una disciplina específica para embarazadas, con el control de un profesional idóneo y calificado. Hay que recordar que antes de realizar cualquier actividad, es importante consultar con el médico obstetra o matrona personal.

¿Cuáles son las actividades más convenientes?

Los Sí: caminatas, natación & aquagym para embarazadas, yoga, gimnasia, ejercicios sobre fitball.

Los No: no se recomienda practicar: equitación; esquí acuático; karate y otras artes marciales agresivas; rafting; patinaje; squash; entre otras actividades de alto impacto.

  • También hay pocos casos en que la actividad física no está recomendada: amenaza de parto prematuro, sangrado, placenta previa luego de la semana 26, entre otros factores. 

Elegir la actividad que más guste para que perdure en el tiempo

Te detallamos cómo se desarrollan las actividades más recomendadas durante el embarazo. De acuerdo a los gustos y estado físico, puede elegir la que más placentera le resulte a la mamá.

Recordar que, durante el embarazo, la idea de hacer actividad física es mantenerse sana y en forma, y lograr un buen estado de relajación, pero sin sobreexigencias. El objetivo es llegar activa al parto.

  • Natación & Aquagym para embarazadas: es una actividad sumamente placentera y muy recomendable. La opción de trabajar en el agua la conectará con un bienestar particular, debido a que moverse dentro de este ámbito le ayudará a sentirse más liviana y a la vez más segura y sostenida. De esta manera, logrará movimientos más libres, y los desplazamientos serán menos exigidos. La temperatura del agua colabora con la flexibilidad, porque los músculos en un elemento líquido y a temperatura agradable se pueden relajar mejor y están más aptos para estirarse sin correr el riesgo de sufrir lesiones. Asimismo, el agua templada puede favorecer notablemente la relajación de la mamá por su efecto sedante.
  • Caminatas: no hay excusas para dedicarle un tiempo a caminar y ejercitar los músculos. Dos o tres veces por semana puede salir a caminar. Tiene que hacerlo con ropa cómoda y a ritmo sostenido. Puede llevar una botellita de agua para no llegar a tener sed. Lo ideal es caminar media hora como mínimo y acompañar los movimientos siempre con la respiración.
  • Gimnasia: si hace gimnasia específicamente para embarazadas, trabajará los músculos que necesita tonificar para el embarazo y el parto. Además, conectará con otras mamás que están en la misma sintonía. Una clase clásica para embarazadas incluye una entrada en calor con ejercicios de movilidad general. Luego se suman ejercicios de fuerza, flexibilidad, postura y suelo pélvico, finalizando con ejercicios respiratorios y de relajación activa.
  • Yoga: es una práctica muy recomendada en el embarazo. Además de trabajar los músculos, ayuda a relajarse y conectarse con uno mismo, brindando serenidad relax y una buena postura. Se practican asanas, que acompañadas con la respiración, actúan tanto en lo físico como en lo psíquico.
  • Salidas aeróbicas: hay clases especiales para futuras mamás y son ideales para las mujeres a las que les gusta el aire libre, ya que brindan la energía vital del contacto con la naturaleza. Las clases duran una hora. Se combinan caminatas con intervalos de recuperación y ejercicios específicos para fortalecer y elongar la musculatura y llegar en óptimas condiciones al momento del parto.
  • Ejercicios en Fitball: el trabajo con pelotas de distintos tamaños es una buena opción para ejercitar el cuerpo en el embarazo, ya que la esfera le posibilita a la futura mamá variar las rutinas de movimiento y las posibilidades de sostén de su cuerpo. La utilización de los balones te permitirá sentirse más liviana, y ampliar el rango de movimientos.

En cuanto a los deportes, todos aquellos que sean de impacto, impliquen cambios bruscos de posición, postura o peligro de golpes entre compañeras de equipo o con algún elemento – como hockey o sky- se deben dejar de practicar apenas se entera de que va a ser mamá.

Como aclaración, es importante tener en cuenta qué tipo de actividad física hizo antes de estar en la dulce espera, ya que si, por ejemplo, si es deportista de alto rendimiento o bailarina profesional, podrá hacer rutinas de trabajo diferentes al común de las embarazadas.

En esos casos se realizan planificaciones especiales de actividad física.

Mariela Villar

Creadora y Directora Embarazo Activo. Formadora en Argentina, Colombia, Chile, España, Perú, México.

Etiquetas:
0 veces compartido
  1. José Aguilar
    3 octubre, 2019

    Sin entrar a valorar la opinión sobre si la práctica es aconsejable, no me parece apropiado usar el adjetivo «agresivas» para definir las Artes Marciales, cuando ya se utiliza más adelante el término de «actividades de alto impacto», que justificaría su recomendación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.