La cadena de gimnasios DIR ha acabado el año con 46,8 millones de euros de facturación en 2018, un 6% más que el año anterior. Además ha terminado el año con 22 centros de fitness según ha informado la empresa en un comunicado de prensa. Su EBITDA se ha ido hasta los millones de euros, una cifra que supone un 20% de incremento con respecto a 2017, y obtuvo un resultado antes de impuestos positivo de 0,2 millones de euros.

Actualimente la estrategia de crecimiento del grupo cuenta con la apertura de los centros de proximidad BDiR como uno de sus ejes principales, a través de los que la empresa busca ofrecer «un concepto de gimnasio boutique». Además durante este año apostarán por el entrenamiento de alta intensidad, que bajo la marca DiRebel, pondrá al servicio de sus clientes sesiones que combinan ejercicios cardiovasculares con ejercicios de fuerza.

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.