En esta ocasión, voy a hablarte de algo que a mí, personalmente, me ha beneficiado muchísimo en mi vida profesional y personal, desde que lo descubrí: TOMAR RIESGO CONSCIENTE. Se trata de tener consciencia de que detrás de cualquier acción o cambio arriesgado en tu vida, hay un beneficio, por ello estoy convencido de que en cualquier empresa con éxito, alguien tomo alguna vez una decisión valiente.

Un barco en el puerto está seguro, pero los barcos no se construyeron para eso, igual que tú no estás hecho para quedarte quieto, para no arriesgar por miedo y quedarte en tu zona de confort. En mi experiencia personal, en estos años, cada vez que he tenido que tomar una decisión donde había dos o más opciones, he optado por la más arriesgada o aparentemente más complicada; y lo he hecho de una forma consciente, transformando el miedo que produce enfrentarse a esa situación y trascendiéndolo, dando el primer paso sin necesidad de ver todo el camino, (es como acelerar el coche en una carretera de noche sin iluminación y de la que sólo ves los próximos 10 metros que te muestran las luces de los faros, no necesitas ver toda la carretera). La frase que me inspira a ello es… Hazlo y si te da miedo, hazlo con miedo.

Sólo tienes que confiar en que la vida tiene ese formato de esconderte los mayores premios, tras una leve cortina de miedo e incertidumbre; sólo tienes que apartarla y mirar que hay detrás, tener paciencia y confirmar esta ley no física que, como todas las que estamos conociendo en la actualidad, entiendo que choquen directamente con tus esquemas mentales, pues también lo hacían contra los míos. Hasta que un buen día decidí probar y ver qué pasaba, lo hice una primera vez, y funcionó; una segunda y también salió. Y, a día de hoy, sigo inmerso en este juego, utilizando esta nueva regla que un buen día llego a mí y que no ha dejado de proporcionarme, bienestar, aventura y abundancia.

Solo imagínate lo precioso que puede ser arriesgarte y que todo salga bien.   

La explicación de que a veces en nuestras vidas se repitan tanto las mismas situaciones, y solamos estar en una vida  monótona y poco ilusionante, es que siempre escogemos y decidimos ir por la opción más cómoda y menos arriesgada, eso nos lleva siempre al mismo camino y nos da más de lo mismo que ya tenemos. No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas. ¡Cuantas cosas perdemos por miedo a perder!

¿Y si en vez de decirlo lo haces? ¿Y si en vez de pensarlo, lo intentas? ¿Y si en vez de soñarlo lo haces realidad? No te mueras con la música dentro, la vida es muy corta y ya no estamos en edad de quedarnos con las ganas se saber que hubiera pasado.

Obsérvalo y haz un repaso de tu vida en función de tus decisiones, ¿sueles decidir casi siempre de una forma cómoda, parecida y exenta de riesgo?, ahí está la cuestión. Para modificar nuestro camino debemos tomar algún cambio, acción o riesgo, sólo así modificamos el resultado.

Como el resto de experiencias que comparto contigo, no necesitas entenderla, basta con tomar acción y probarla, experimentar qué pasa y, sólo desde ahí, tomarla como creencia y utilizarla en nuestro propio beneficio.

Cuando imaginar que ocurra algo te hace sentir feliz y a la vez te da un poco de miedo es porque es eso exactamente lo que necesitas en tu vida, así que recuerda que quien no arriesga no gana y puedo confirmarte por experiencia personal que merece la alegría jugársela… toma acción ya y no le des tantas vueltas.

Porque el mayor riesgo es no tomar ninguno, porque todo lo bueno comienza con un poco de miedo, te invito a que no te quedes con las ganas de saber que pasaría.

Lánzate, vive, atrévete, que si de los éxitos se disfruta de los errores se aprende.

La vida y los negocios son una aventura o no son nada… Arriésgate. Si no juegas con fuego te morirás de frio.

Solo avanza, quien echa a andar y solo los que arriesgan yendo demasiado lejos, pueden encontrar lo lejos que pueden llegar.

Déjame compartir contigo una fórmula que siempre tengo presente y que me ha ayudado muchísimo a gestionar mi negocio y mi vida, “CAMBIO + ACCION + RIESGO = BENEFICIO”.

Si… Arriésgate ! esa debe ser siempre la primera respuesta porque arriesgándonos a perder, a lo mejor lo ganamos todo. ¿Y si sale mal?… Sí, pero… ¿Y si sale bien?

Alonso Pulido

Speaker Internacional miembro de la Red Mundial de Conferecistas. Creador y Director de Ahumor – Formando Maestros y Empresarios con Corazón. Autor del libro «Amor y Humor en la Educación».

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.