Como gerentes, directores, coordinadores de equipo o responsables de departamento, tratamos cada día en nuestros clubes con clientes, empleados o proveedores con los que tenemos una relación interpersonal que nos obligan a adoptar un roll como líder clave en todas las organizaciones, el líder debe entender que su función va más allá de lograr los objetivos de la empresa, más que un simple atributo de dirección y orientación.

El liderazgo empresarial es transformar la visión, el objetivo, en realidad y esto a través de una persona que debe gestionar esta labor, que no duda del camino que hay que seguir, es la capacidad de sacar lo mejor de un equipo de trabajo, consiguiendo compartir una filosofía que los lleve a lograr los objetivos de la empresa de forma coordinada. Para lo cual, se necesita la figura de un líder.
Entonces, ¿qué es un líder?

Tendemos a pensar que un líder es una persona autoritaria que se dedica a dar órdenes, pero eso es una definición poco acertada. Un buen líder debe ser una persona capaz de sacar lo mejor de sí mismo, ser capaz de detectar las oportunidades y buscar soluciones precisas para cada problema, coordinando a su equipo y sacando lo mejor de cada uno.

Por tanto, si quieres ser un líder de verdad necesitas dominar ciertas características para poder llevar a cabo esta labor. Por ejemplo:

  • Visionario               
  • Con coraje
  • Buen orador
  • Buen negociador
  • Dotes de mando
  • Exigente
  • Honesto
  • Predica con el ejemplo
  • Perseverante
  • Flexible
  • Autodominio
  • Humilde
  • Humano
  • Accesible

¿Cómo ser un buen líder?

A grandes rasgos te muestro las 8 actitudes de un líder:

1. Cumple tus promesas

Nunca hagas promesas que no estés seguro de poder cumplir. Nada merma más tu credibilidad que una promesa incumplida o fallar en las expectativas que tienen sobre ti.

2. Muestra respeto a quienes te rodean (incluso cuando no te apetezca)

Cuando trabajas con personas motivadas o con tus mejores clientes es fácil ser respetuoso. Pero, ¿qué pasa con un cliente que consume tu tiempo (y tu paciencia) con solicitudes poco realistas? O un empleado que ha llegado tarde, ¿otra vez?

El auténtico respeto no depende de que la otra persona haga algo (o no lo haga). Significa reconocer que todas las personas son dignas de ser respetadas. Da ejemplo.

3. Comunícate e inspira

Los buenos líderes saben que la comunicación clara y concisa es importante para evitar conflictos y crear expectativas. Pero los grandes líderes entienden que la comunicación es más que transmitir un mensaje preciso.

4. Sé generoso

La verdadera generosidad va de darles a los empleados el mérito apropiado cuando tengan una gran idea, de ser amable con las personas que cometen errores. También puede significar ceder el control, delegar y dar a los que te rodean la oportunidad de asumir una responsabilidad mayor.

5. Transmite tu pasión

Así es como se expande la pasión en otros, la verdadera pasión es contagiosa. Cuando estás entusiasmado con lo que haces, tu entusiasmo no puede evitar contagiar a quienes te rodean.

6. Sé humilde

Ser humilde significa asumir la responsabilidad de tus errores y reconocer cuándo tus seguidores o tu equipo de trabajo pueden hacer algo mejor que tú. 

7. Asume responsabilidades

Los grandes líderes toman decisiones difíciles y luego asumen la responsabilidad de los resultados de esas decisiones. No importa lo cuidadosamente que se analice una decisión y pese a los resultados, es inevitable que se tomen malas decisiones y alguien tiene que rendir cuentas de ellas. 

8. Sé valiente

Todos los líderes se asustarán de vez en cuando, temen el riesgo, el fracaso y la competencia. Pero los líderes inspiradores siguen adelante a pesar de este miedo, y muestran coraje ante la adversidad.

Ser un verdadero líder es una responsabilidad muy compleja. No es algo que surja de hoy para mañana.

OPINIONES EQUIPO MANAGEMENT FITNESS SOLUTIONS:

Rafael Granados (Málaga), "Gerente Fidias Health Center Vélez Málaga. Trainer en MindCompany Sport, rendimiento de equipos"

Socorro! Mi equipo tiene en mí a un líder! La figura del líder está, en los equipos de base, distorsionada. Se suele ver a la figura destacada, que dirige, coordina, ordena, selecciona, crea pautas de trabajo…a las que someterse y asumir sin réplica.

El líder, hoy día, es el primero entre iguales, ha nacido en un equipo y ha llegado a tener más responsabilidad gracias a sus habilidades técnicas y sobre todo, humanas. Ése es el verdadero ejemplo a seguir, aquella figura que nos despierte algo, con su talante, con sus valores, con su arrojo y su capacidad de trabajo. Sé un auténtico líder que lidera un equipo de personas y por ende, de trabajo; te seguirán hasta el final.

Daniel Cavanillas (Barcelona), Director Operativo de l’Esportiu de Llinars (Claror):

En mi opinión, hay dos tipos de líderes, los líderes innatos y los que son líderes sólo porque alguien le ha confiado esa responsabilidad. Liderar a personas no es una tarea fácil. Un líder que gestiona un equipo, no sólo gestiona personas, sino que gestiona emociones. Es fácil pensar que conoces a las personas que diriges, pero llegar a conocer las emociones con las que responde cada persona a ciertas situaciones, eso es más complicado y requiere de tiempo y esfuerzo. Un líder debe ser capaz de tomar decisiones que puede que a su equipo no guste, pero si previamente ha trabajado las cualidades mencionadas en el artículo, lo verán como un líder y tendrá éxito en su tarea.

Francisco Javier Fernández (Elche), Gerente Centros Domo Personal (Elche, Orihuela, Murcia):

Existen dos tipos de talento: individual y de equipo. El líder tiene  que tener la capacidad de generar resultados superiores a través del  desarrollo del talento de equipo. Para ello hace falta: capacidad de hacer las cosas, compromiso con lo que quiero hacer y acción cuando la situación lo requiere. El trabajo de líder es despertar las posibilidades de su equipo y poner el foco lo que hace falta.

Raquel Jiménez Martínez (Barcelona), Directora AECD y Coordinadora Cursos Gestión Deportiva FEDA Barcelona:

Con la velocidad que funciona el sector en el que nos encontramos, demanda una nueva visión de liderazgo que no solamente pueda afrontar cambios, sino que incluso los acelere y obtenga oportunidades para ello.

Si la visión de líder es obtener resultados, para mí, la mejor manera no es solo motivar a la gente, sino hacer que nuestro equipo lidere a otra gente para obtener mayores resultados y crear (tener ideas y plasmarlas).

Joaquín Abad

Coordinador General Club Deportivo Arena Alicante. PDD Fitness Management School. Máster en marketing digital FUNDESEM.

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.