Hacer ejercicio durante el embarazo ayudará a la futura mamá a aumentar la resistencia y vigor, a oxigenar el cuerpo y mantenerlo en óptimas condiciones para el momento de dar a luz.

Realizar actividad física durante el embarazo tiene múltiples beneficios para la mamá y para el bebé. Y uno de los más importantes es que puede ayudar a tener un mejor parto.

Hacer ejercicios específicos para embarazadas es el mejor camino para llegar al parto de manera saludable, ya que estará aconsejada por médicos y controlada por profesionales del deporte.

No sólo podrá controlar su peso y estar de mejor humor, sino que aliviará molestias y preparará la musculatura para el momento de dar a luz.

La gimnasia para embarazadas no es algo que haya existido desde siempre. Los tiempos han cambiado, y esta necesidad se intensificó, concretamente, hace poco más de dos décadas. Los médicos empezaron a tomar conciencia de que la mujer que había realizado actividad física durante el embarazo se encontraba más preparada a la hora del parto, participaba de manera más activa, su estado físico era mucho más adecuado y observaron una visible baja de consultas por dolores y molestias pre y postparto.

En este sentido, la Oficina para la Salud de la Mujer del departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda a las mujeres embarazadas sanas realizar al menos dos horas y media de actividad aeróbica moderada por semana. Resulta conveniente –señala la entidad a través de un documento- distribuir el ejercicio físico en 30 minutos diarios y, si es posible, mantenerse activa todos los días.

En este mismo sentido, el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) también recomienda la práctica del ejercicio físico aeróbico durante el embarazo, siempre que la embarazada se encuentre sana y no surjan complicaciones en el transcurso del embarazo.

Pese a que instituciones como el ACOG o similares señalan evidencias científicas que fundamentan la inclusión del ejercicio físico entre las mujeres embarazadas, se ha cuantificado que una gran cantidad de mujeres desconocen la información básica referente a la relación positiva entre ejercicio físico y embarazo.

Muy de a poco, actualmente la actividad física específica para embarazadas se ha extendido y son los propios médicos quienes aconsejan a las futuras mamás acerca de sus beneficios.

Es importante destacar que la actividad física hace posible que el cuerpo libere agentes químicos que ayudarán a la futura mamá a relajarse. Además, la rápida circulación de sangre provocada por la gimnasia permitirá una mejor oxigenación del cuerpo, y le proporcionará bienestar al bebé.

El trabajo con pelotas de distinto tamaño se ha convertido en una buena opción para ejercitar el cuerpo durante el período del embarazo, ya que la esfera le posibilita a la futura mamá variar las rutinas de movimiento y las posibilidades de sostén de su cuerpo. La utilización de los balones permite ampliar los movimientos, así como le permite sentirse más liviana al momento de realizar los ejercicios.

Los beneficios de la práctica de gimnasia con balones se comprueban en un aumento de la capacidad respiratoria, en la sensación de relajación, en la movilidad articular y en la armonía general experimentada en todo el cuerpo. Asimismo, se recomienda en la prevención y tratamiento de zonas tensas y doloridas. Practicar ejercicios con esferas facilita la elongación de los músculos y la apertura de las articulaciones que intervienen en el parto.

Si bien es recomendada la práctica de ejercicios con balones en los tres trimestres, cuanto antes se comience a ejercitar le será mucho mejor, ya que si no estaba habituada a ellos, deberá generar confianza hacia un nuevo elemento de trabajo y muy de a poco ir incorporando ejercicios. Con estos ejercicios irá estimulando sus reflejos, trabajando mucho mejor su equilibrio.

El espacio elegido para su práctica deberá ser amplio, luminoso y limpio. La superficie del piso debe ser lisa, para mejorar el desplazamiento con los balones. Las esferas que intervienen en esta práctica difieren su tamaño, según la altura de las mamás. Asimismo, resisten hasta 300 kilos.

Te recomendamos algunos ejercicios para que puedas hacer con una esfera:

  1. Sentada sobre la esfera, pies apoyados en el suelo, preparad para comenzar a realizar movimientos circulares y trabajar el Suelo Pélvico, relajando la zona lumbar y trabajando el transverso.
  2. En la misma posición, movimientos circulares, laterales, hacia adelante y hacia atrás, circulares.
  3. Para ejercitar los bíceps, sentada sobre la esfera se relaja y masajea el suelo pélvico y con un par de pesitas, se flexiona antebrazo sobre el brazo.
  4. Se continua con la misma posición inicial, ejercitando os tríceps. Importante mantener la postura y llevar codos hacia arriba.
  5. Para comenzar la relajación, colocar la esfera de costado, con una pierna en semiflexión apoyada a la esfera y la otra extendida, ambos brazos extendidos en tensión hacia el lateral.
  6. Con la esfera de frente, brazos extendidos y apoyada sobre los talones, dejar caer el cuerpo hacia adelante.

Mariela Villar

Creadora y Directora Embarazo Activo. Formadora en Argentina, Colombia, Chile, España, Perú, México.

Etiquetas:
0 veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.